diumenge, 31 de gener de 2021

Buzo.

 


LA PLEGARIA DEL BUZO

1

El mismo día en que cumplí dieciocho años mi padre me llamó dulcemente y me dijo con la debida gravedad:

-El Señor, Dios, quiere que todo hombre haga, en la tierra, un trabajo. Él no quiere a los que miran, sentados al borde de los campos, la obra de los sembradores y de los labradores. Es preciso, pues, que elijas sin demora un arte que dé a tu vida un sentido y una finalidad. Cualquiera que sea tu elección, te prometo no ponerte obstáculos. Así, pues, decide y habla.

Y yo, que reverenciaba profundamente al Señor, Dios, y obedecía siempre a mi padre, respondí:

-Mi elección está hecha: seré buzo.

Mi padre palideció un poco, pero contestó en seguida:

-¡Hágase tu voluntad!


2

Así, desde aquel día, fui buzo. Durante muchos y largos años he vivido, solo y en silencio, bajo las grandes aguas. He habitado en todos los mares, he explorado todos los océanos, he bajado a todos los abismos. He encontrado esqueletos de barcos, cuellos de viejas anclas despuntadas, arcones llenos de monedas de oro cuyas efigies estaban corroídas por el agua; grandes; grandes monstruos luminosos, con enormes ojos blancos, me han iluminado con su resplandor irreal; largos cuerpos verdosos, semejantes a los de las sirenas, me han acariciado; he penetrado en las bocas oscuras de los volcanes sumergidos; he pisado el suelo de las Atlántidas desaparecidas; he topado con los hinchados cadáveres de los náufragos; me he debatido entre los tentáculos de pulpos colosales; he sacado a la luz montones de maravillosas perlas, de extrañas conchas, de árboles fosforescentes, los puñales que arrojaron en la noche los tremebundos homicidas, los anillos de los Dogos y la áurea copa del Rey de Tule…

Llegó, pues, el día en que conocí todas las profundidades marinas, todos los valles de los océanos y todos los golfos más tenebrosos y los tesoros más ocultos. Llegó un día en que estuve impregnado por todos los perfumes salobres y supe todos los ritmos de las olas y todas las sinfonías de las tempestades, y entonces pensé que el Señor, Dios, podía estar ya satisfecho de mi obra y decidí volver a vivir en mi ciudad, entre los seres terrestres que había dejado desde hacía larguísimos años.

3

Pero, apenas llegué a la ciudad en donde había nacido y en donde quería morir, tuve como una sensación de terrible disgusto y de tormentoso estupor. Ya no reconocía ni amaba todo aquello que me había visto niño. Acostumbrado a las grandes soledades submarinas, iluminadas por reflejos milagrosos y por luces intensas que parecen venir de las profundidades, no podía habituarme a la angosta colmena fangosa que se llama ciudad. El cielo se me antojaba como juna especie de extraña prisión, surcada por estrechos y sucios corredores, en los que pequeños animales, corrían mirándose cruel o lascivamente. Ruidosas carcajadas móviles se arrastraban por los corredores, llevando dentro a bestezuelas aprisionadas y acurrucadas; el aire pesaba por el humo y el polvo, y pesaba a alientos infectos y a olores sofocantes. Los hombres me daban la idea de condenados a muerte, enloquecidos en la inútil espera de la gracia. Sus caras me resultaban odiosas, como las de los reptiles blanquecinos que deponen sus huevos cerca de las tumbas; sus ojos me parecían vacíos, como si el alma los hubiera abandonado; sus palabras sonaban en mis oídos como cantinelas de mendigos eternamente hambrientos o como gritos descompuestos de águilas a las que están cortando las alas. En sus casas tenebrosas y angostas vi yacijas en que se arrojaban por la noche como si fueran a morir, y mesas cubiertas de restos de cadáveres y de hojas arrancadas brutalmente a la frescura de la tierra. Habían fabricado grandes habitaciones, en donde algunos simulaban amar y morir, moviéndose con vestidos de muchos colores y bordados bajo la luz falsa de lámparas redondas, y grandes salas, en donde algunos de ellos, vestidos grotescamente de negro, simulaban salvar a la patria y al mundo chillando con gran seriedad. Y otras salas, en cuyas paredes estaban colgados pedacitos de tela cubiertos de colores y de líneas, con la intención de hacer soñar un mundo mejor que aquel en que viven.

Pero yo no comprendía, acostumbrado a los deslumbrantes silencios de las profundidades, muchos de sus gestos y muchas de sus palabras. Toda aquella vida, en medio de la cual, sin embargo, había nacido y crecido, me parecía sin significado: vacía, pavorosa, torpe, soez, pútrida, como la de un cubil subterráneo habitado por bestias ciegas, débiles e inmundas. Me parecía haber caído en un pozo habitado por cadáveres ambulantes y hediondos, y por la noche no tenía fuerzas para levantar los ojos, temiendo que de aquel cielo, demasiado ciudadano, hasta las estrellas hubieran huido.

Y yo pensé entre mí: “¿Quién puede haberme reducido a este estado? ¿Quién puede haberme cambiado el alma de tan terrible modo que ahora descubre lo ridículo, lo oscuro y lo feo dondequiera que mire? La ciudad es como yo la dejé de jovencito. Es más, dicen que desde aquel tiempo ha hecho muchos e insignes progresos de todo tipo. ¿Por qué, pues, se presenta ante mí, que vuelvo de los mares, tan extraña y nauseabunda, a mí que, sin embargo, la amé siendo niño con toda el alma y la encontré más bella, más majestuosa y más hospitalaria que ninguna?”

Pero no supe contestar a tales preguntas. Un hombre, que me asistía en aquel terrible estado, me aconsejó que leyera los libros de los médicos del alma y del cuerpo para encontrar el origen y el remedio de aquella que él llamaba, con sincera tristeza, mi alienación.

Y yo leí centenares y millares de libros, día y noche, siempre despierto y siempre ansioso en busca de salud. Pero en ningún libro encontré lo que buscaba. Entonces, encerrado en mi casa paterna, pensé y sufrí durante centenares y millares de horas, siempre despierto y siempre atento a la tremenda ansiedad de la salud. Pero todavía no he encontrado lo que buscaba.

Ahora me dirijo a ti, hombre que estás ante mí con tu malvada sonrisa de verdugo ocioso y con tus ojos que nunca han mirado el cielo; me dirijo a ti, hombre de las precoces e insaciables perversidades y de los secretos bien custodiados, y te ruego, en nombre de la tierra de la que naciste, de la tierra de que te nutres, de la tierra por la que te arrastras, te ruego que me digas por qué no comprendo y no amo la vida de los hombres.

Y, si me contestas, te daré una perla que recogí un día en el valle más fantástico del mar y que ningún ojo, fuera de los míos, ha visto.

Lo trágico cotidiano (Il tragico quotidiano, 1906)

Giovanni Papini


dissabte, 30 de gener de 2021

Colors.

 


Per dibuixar qualsevol paisatge,

 no es pot utilitzar només 

colors purs.


Tot te matisos.


divendres, 29 de gener de 2021

Matemàtiques.

 


A principis del segle XX, una serie de pensadors, van intentar trobar una base lógica per a la matemàtica. En concret, estem parlant de la lògica de conjunts.

Se'n sortien prou be, fins que Bretrand Russell va tenir una pensada que en van dir la paradoxa de Russell.

El pobre Russell (i molta mes gent) va passar dos anys desesperat fins que va trobar la resposta. Hi havien dies que es posava davant d'una fulla de paper en blanc al començar el dia, i després d'una llarga jornada, plegava sense haver escrit absolutament res. Gràcies a aquells treballs, tu estàs llegint això ara en un ordinador.

I es que en ciència, els entrebancs no son un problema, sempre que es segueixi treballant per superar-los. 

En el enllaç que t'he deixat, no hi ha la resposta a la paradoxa, però si en tens curiositat, la trobaràs fàcilment per internet. Curiosament, la solució te a veure amb el metallenguatge i amb les jerarquies de dades.



dijous, 28 de gener de 2021

Solucions.


 

Sembla que avui, sense un taco amb condicions, no podríem clavar res a la pared. Quan no existien els recursos actuals, la gent també solventaba els seus problemes amb l'eina mes potent que tenim : imaginació.

Si tens un problema, siguis imaginatiu. Sempre ajuda.


dimarts, 26 de gener de 2021

dilluns, 25 de gener de 2021

diumenge, 24 de gener de 2021

dissabte, 23 de gener de 2021

Llegiu.


Isaac Newton va dir que va arribar lluny
per que viatjava sobre espatlles de gegants.

 

Tu també ho pots fer : llegeix.


dijous, 21 de gener de 2021

dimecres, 20 de gener de 2021

Camí.

 


El bon camí exigeix 

plena atenció en 

cada petita cosa que fas 

en cada moment.


dimarts, 19 de gener de 2021

dilluns, 18 de gener de 2021

Perles.


 La força no ve de la capacitat corporal,
sino de la voluntat de l'ànima.

Mahatma Gandhi


diumenge, 17 de gener de 2021

dissabte, 16 de gener de 2021

Difamador.


 


Un dia, el jutge va demanar a Nasrudín que l'ajudés a resoldre un problema legal. -Com em suggeriries que castigui a un difamador? - Talla'ls-hi les orelles a tots els que escolten les seves mentides -va replicar el mul·là.


divendres, 15 de gener de 2021

Canigó.

 



Lo riu de Santa Magdalena ombrívol
cap a Occident la fada ribereja,
passant pel bosc, perquè Gentil no veja 
de Sant Joan de l’Erm los ermitants.
De cim en cim va de Rubió a Pentina,
i, sota Bresca, en Collegats, li ensenya 
la rica Argenteria que en la penya
parà algun geni amb enciseres mans. 


Canigó. Els Pirineus (fragment)

Mossen Cinto Verdaguer


dijous, 14 de gener de 2021

Idees.

 


No tindríem que estar buscant herois,

tindríem que estar buscant bones idees.

Noam Chomsky


dimecres, 13 de gener de 2021

dimarts, 12 de gener de 2021

Refugiats.

 



He estat buscant imatges lliures sobre refugiats o campaments de refugiats.

Pràcticament no n'hi han.

Sembla que en això si que funciona la vacuna i ja està assolida la immunitat de grup.


dilluns, 11 de gener de 2021

El capital.


 

'El Capital' segueix en les llibreries. Així que hem de pensar que encara es ven, tot i que es molt clar que ja es un objecte d'estudi històric. 

Estic segur que si Karl Marx fos viu, el que escriuria, seria una cosa bastant diferent. No es una hipòtesi. Ell sempre havia estat una persona molt critica amb la societat i probablement hauria fet un anàlisi encara mes dur, però menys centrat en els diners. 

Avui no es tant el capital que crea la pobresa. Son molts els mecanismes que creen la desigualtat. No sols la plusvàlua del treball.

Ser crític amb la societat, no et dona llibertat, però et dona perspectiva.


diumenge, 10 de gener de 2021

dissabte, 9 de gener de 2021

Beure.


Hi ha gent que no veu alcohol.
Están plenament en el seu dret.

Insistir en que ho facin, en essència, es el mateix que fer menjar carn a un vegetarià, porc a un musulmà o fer fumar a un asmàtic.

Si algú no es vol drogar, no insisteixis.


divendres, 8 de gener de 2021

Vatua l'olla.


 

Si quan trobes una pintada 

en el teu idioma i et sorprèn,

o tú tens un problema o 

el teu idioma te un problema.


dijous, 7 de gener de 2021

Paret.



Hi han parets que semblen impenetrables.

Hi han parets que no son el que semblem.

Hi han obstacles que semblen impenetrables.


dimecres, 6 de gener de 2021

Carbó.

 


Tots sabem de gent a la que avui li regalaríem carbó.

Fes-te un regal : no hi pensis.

De la mala gent es millor fugir.



dimarts, 5 de gener de 2021

Memoria.

 


Tal dia com avui, al 1909, Colombia reconeix la independencia de Panamà del seu territori.

Poca gent, feta la excepció dels dos estats, ho recorda avui.

Segur que en el seu dia va ser una gran noticia.

Històrica, van dir.

dissabte, 2 de gener de 2021

Nous propòsits.


 

Només hi ha una manera segura

de cumplir els nous propòsits :

incorporar-los en la nostra rutina.


divendres, 1 de gener de 2021

Astoret.



L'astoret ha fet dos anys.

Als dos anys, els astors ja fan la seva muda post-juvenil i per tant, estan en el principi de la seva joventut. Se sap que els astorets en captivitat, poden arribar a viure 27 anys, que no està gens malament.

Això vol dir que al nostre astoret li queden
moltes hores de vol.

Espero que m'acompanyis en l'aventura i que les corrents d'aquest any ens siguin mes amables que les 
del any que deixem.

Bon vol.